Casas Montreal

La tenista venadense Victoria Bosio, actual número cuatro del país, se refirió a la falta de estructura que existe en la práctica y, respecto al año electoral que vive la AAT, expresó: “Ojalá que la nueva dirigencia ayude mucho al tenis femenino”. Además el talento local habló sobre su ascendente momento en el circuito y sobre las claves de haber escalado más de 100 puestos en el ranking en sólo dos meses.

Victoria Bosio, nacida en Venado Tuerto hace 23 años, atraviesa un muy buen 2018 en el que alcanzó dos finales consecutivas: la primera en Sao José Dos Campos (Brasil) en marzo y la segunda el pasado sábado en Villa Dolores. Si bien no logró el título en esos certámenes, sí demostró una importante constancia que le permitió subir más de 100 lugares en el ranking para regresar al top 600.
En una charla exclusiva con Argentina Amateur Deporte, Vito explicó el por qué de su positivo momento y se refirió a sus próximos desafíos. Además hizo hincapié en la difícil situación económica que atraviesa el tenis femenino argentino y la necesidad de mayor apoyo. Respecto a ello fue clara: “conseguir sponsors es casi imposible”.

¿Cuáles han sido las claves para subir más de cien lugares en el ranking en sólo dos meses?
Fue mucho esfuerzo, a fines del año pasado me operaron de dos hernias inguinales y por eso tuve que hacer un trabajo muy fuerte desde lo físico y también desde lo tenístico. Realicé una muy buena pretemporada y creo que ahí es donde se marcó la diferencia para empezar con resultados positivos.

¿Cómo viviste la final de Villa Dolores ante la británica Francesca Jones?
Fue un lindo partido, las dos estábamos bastante nerviosas y no pudimos tener el juego habitual de cada una. Pero fue una buena final, siempre es lindo llegar a estas instancias decisivas.

Seguramente conocés la historia de tu rival del sábado, quien por una anomalía genética cuenta con ocho dedos en sus manos y siete en sus pies e igualmente compite de gran forma en el alto nivel. ¿Es todo un ejemplo de vida?
Sí, la verdad que sí. Además de ser una gran jugadora de tenis, yo creo que les enseña a muchas personas que nada es imposible, de hecho lo demuestra constantemente. Es muy meritorio lo que hace.

¿Qué pensás que te falta para coronar con un título este buen momento por el que estás pasando?
Más allá de los títulos siempre es bueno llegar a instancias finales. Obviamente que quiero ganar todos los partidos y ser campeona pero a veces no se da. Por eso lo importante es hacer muy buenas semanas todo el año y tener esa constancia. Estoy jugando muy bien, me estoy sintiendo muy bien en la cancha, compitiendo de gran modo. Eso es lo que más destaco más allá de ganar o no un torneo. Lo primordial para mí es tener salud, estuve varias temporadas con muchas lesiones. Hoy por hoy estoy bien físicamente y eso es lo que más valoro todos los días. Quiero disfrutar de este momento y competir.

¿Con qué expectativas afrontás el Women´s Circuit de Villa del Dique y qué torneos tenés en mente jugar a futuro?
Todos los certámenes son diferentes, todas las jugadoras son diferentes. Tengo que seguir luchando todos los puntos y los partidos más allá de los resultados. Hacer mi propio juego, estar tranquila, divertirme un poco. Después de Villa del Dique me vuelvo a mi ciudad Venado Tuerto y el jueves 3 de mayo viajaré a Europa a competir.

Tras la participación argentina en la Fed Cup, en charla exclusiva con este medio, el capitán Marcelo Gómez te mencionó dentro de la lista de jugadoras en observación para una futura convocatoria. ¿Eso te entusiasma para regresar al equipo pronto?
El capitán es el que elige a las que piensan que están mejor en ese momento. Me llevo bien con todas las chicas argentinas y queremos conformar un buen equipo para representar a nuestro país. Así que llevan a quien lleven, sea yo o no, voy a estar ahí para alentar. El tenis femenino necesita mucho apoyo, necesitamos que haya más torneos en Sudamérica y que nos ayuden para viajar al exterior a competir porque la situación está muy difícil.

Respecto a la falta de apoyo, y teniendo en cuenta que este es un año electoral en la Asociación Argentina de Tenis, ¿crees que el cambio será positivo?
Ojalá que sí, ojalá que la nueva dirigencia que venga ayude mucho al tenis femenino, que nos escuchen, porque precisamos esa ayuda. Sino muchas de las chicas van a dejar de jugar porque este es un deporte muy caro y sin apoyo se complica mucho ya que como hay pocos torneos en Sudamérica tenés que viajar a Europa a competir. Pero espero que eso pueda ir mejorando y a futuro haya más torneos en el continente.

¿Conseguir sponsors es cada vez más difícil en la actualidad?
Sí, es casi imposible. No hay ayuda para la ropa de las jugadoras y ni hablar del dinero. Pero lo que es indumentaria deportiva y contratos con marcas de raquetas cayó mucho, lo cual también se debe a la situación económica del país, por lo que por un lado es entendible pero una sueña con ser jugadora de tenis y de verdad se necesita el apoyo.

Desde que empezaste tu carrera a la actualidad, ¿sentís que la situación empeora año a año?
Se fue complicando más, el país está con muchísima inflación, además el euro y el dólar suben. Yo hice una carrera de chica en el circuito junior antes del profesionalismo y fue una gran inversión económica y en la actualidad sigue siendo caro porque para jugar en el exterior tenés que comprar un vuelo, comer, dormir, pagarle al entrenador que te acompaña y a eso se le suman los gastos fijos que una ya tiene.

¿Notás que generalmente se prioriza más la ayuda al tenis masculino en comparación al femenino?
Yo creo que está complicado para ambas ramas. Al tenis masculino se le da más importancia porque hay varios jugadores en el top 100 y son los que movilizan este deporte en el país. De todas formas me encantaría que las mujeres tengamos el mismo apoyo que los hombres pero yo creo que igualmente no hay una diferencia abismal. Todos merecemos más ayuda, tanto mujeres como hombres, al menos los mejores del país en cada rama. Necesitamos que nos den una mano para la ropa, los viajes, entre otras cosas. Si esto sigue así muchas chicas pueden abandonar la actividad por el tema económico y eso sería una pena.

¿En lo personal te pasó estar en esa situación?
No, la verdad que no. Gracias a Dios estoy bien en ese sentido, cuento con el dinero para viajar pero sé que hay un montón de tenistas que no lo tienen y se les complica. Por eso juegan torneos interclubes en Europa que reparten dinero para después poder participar en los certámenes ITF. Están dando todo para cumplir su sueño.

¿Te ha pasado de ver a alguna jugadora con muchas condiciones que tuvo que dejar la actividad por cuestiones económicas?
Sí, hay muchos casos. No sólo en Argentina sino en Sudamérica en general. Se complica porque Sudamérica está muy lejos del real tenis que es el de Europa, Estados Unidos y Asia. Son destinos lejanos y caros para nosotros y ni hablar si viajás con entrenador. Entonces se te van cerrando las puertas constantemente porque es mucho dinero y en otra moneda, ese es el problema.

¿La falta de estructura se da entonces en general? ¿Tanto en hombres como mujeres?
Sí, está súper complicado para ambos géneros, no hay gran diferencia en eso. Si bien hay más torneos de caballeros que de damas, la actividad sigue siendo cara para ambos. Es muy difícil viajar al exterior tanto para los chicos como para las chicas. El año que viene la Federación Internacional de Tenis (ITF) tiene planeado cambiar el sistema de puntuación para el ranking y reemplazar los torneos future por un nuevo circuito denominado Transition Tour. Por eso se complica cada vez más el tema, se van bloqueando todo el tiempo muchas puertas tanto para las mujeres como para los varones, es lo mismo.

¿Qué opinás del Transition Tour? Varios jugadores se mostraron en contra, entre ellos el argentino Pedro Cachín, quien envió un comunicado a la ITF.
Es difícil porque una persona que está por fuera del top 200 del ranking mundial no vive del tenis, sino que invierte constantemente en ese deporte. Lo que buscamos nosotros en un futuro cercano es poder solventar los gastos y quedarnos con algún rédito. Pero lo que la ITF va a implementar no es fácil, con ese nuevo sistema al jugador le tiene que ir muy bien para poder seguir en el circuito. Van a cambiar la puntuación, los torneos y la forma. Se va a complicar mantenerse en el circuito y sé que hay muchos jugadores disconformes. Pero si es una elección de la Federación Internacional es difícil cambiarla porque ya está decidido.

Por Julián Haramboure