Viviendas Ecohogar

Claudio Casco y Lorena Melgarejo acumulan más de 20 años de denuncias por comerciar droga: fueron capturados ayer por la Federal en un hotel de Corrientes luego de vivir dos años con una alerta roja de Interpol sobre su cabeza
Los fugitivos, a veces, van a donde pueden. Claudio Andrés Casco, “El Pulga” y su mujer Lorena Guadalupe Melgarejo fueron arrestados ayer en el Alfil, un hotelito de pasajeros en Resistencia, provincia de Chaco, en la calle Santa María de Oro. No se opusieron a que se los lleven con la cabeza gacha en un móvil de la Federal tras ser capturados por la Agencia Regional NEA Corrientes de la fuerza. Tenían pocas pertenencias, poca ropa. Usaban nombres falsos, pero no se ocultaban de todo, acudían a diversos lugares. Era una fuga de vuelo bajo para un delito narco cometido allá arriba en el aire.
“El Pulga” y su esposa habían vivido dos años con una circular roja de Interpol ordenada por el Juzgado Federal N°2 de Santa Fe, su provincia. Lorena incluso tenía una recompensa de 500 mil pesos a su nombre para quien la entregara, cortesía del Ministerio de Seguridad. Los buscaban por el aterrizaje forzoso de una avioneta en una zona rural del departamento de San Justo. La aeronave estaba piloteada por un hombre de origen paraguayo. Tras una mala maniobra, había quedado enganchada en un alambrado en el pueblo de Naré, una localidad mínima. Llevaba como carga 200 kilos de droga surtida entre marihuana y cocaína, recuerda un artículo de La Capital.
La avioneta era esperada, en cierta forma. El dato de su arribo había llegado al entonces ministro de Seguridad, Marcelo Saín de la DEA, la Drug Enforcement Agency, con la que se había reunido semanas antes para abrir el juego. Saín estaba interesado en investigar la línea de provisión de cocaína. La DEA, en medirlo y probarlo.
El dato decía, simplemente, que venía un avión. No sabían dónde iba a tocar tierra. Solo que venía el avión. Así, Saín y la Agencia de Investigaciones Criminales presentaron la denuncia, que recayó en el fiscal Walter Rodríguez. Para los investigadores, el accidente terminó siendo una bendición mixta.
El piloto fue capturado mientras escapaba en un remise hacia Formosa, con el plan de dirigirse a Paraguay. Luego declaró, fue una canción interesante. Implicó directamente a un ex policía, “Pipi” Maldonado y a Claudio Casco como el encargado de levantar el cargamento en un Ford Focus.
Casco y Melgarejo tenían una impronta seria, al menos en los papeles. Habían conformado en febrero de ese año una empresa dedicada al negocio del campo, Melcas SRL, una cáscara sin CUIT. Ese mes, según el Boletín Oficial santafesino, Melgarejo entró en otras dos sociedades del rubro conformadas en ese tiempo, entre ellas una ganadera. El resto era historia vieja. “El Pulga” Casco era un narco conocido, con asiento y poder en Santa Fe capital. En marzo de 2021, “Lechuga” Lepwalts, el depuesto ex jefe de la delegación de la PFA en la capital provincial, fue a juicio por corrupción y connivencia con traficantes, entre ellos, “El Pulga”, vinculado a tres oficiales de su brigada.
“Claro que sospechábamos que tenían protección policial y judicial”, dice un histórico hombre vinculado a su causa.
-¿Cuánta, de uno a diez?
-Veinte, infinita, ¡ja, ja, ja!