Viviendas Ecohogar

Condenaron a tres años de prisión de cumplimiento efectivo un hombre que determinó a otras personas a realizar “crush fetish”
Se trata de Iván Ariel Cantarutti de 26 años, quien pagaba a mujeres para que llevaran a cabo actos de crueldad contra animales pequeños mientras él las filmaba. La pena fue impuesta por el juez Gustavo Urdiales en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos. Los hechos ilícitos ocurrieron en la ciudad de Santa Fe y el fiscal que estuvo a cargo de la investigación es Omar De Pedro.
Un hombre de 26 años identificado como Iván Ariel Cantarutti fue condenado a tres años de prisión de cumplimiento efectivo por haber determinado a otras personas a que realicen una práctica denominada ‘crush fetish’.
La sentencia fue ordenada por el juez Gustavo Urdiales en un juicio en el que se abreviaron los procedimientos desarrollado en los tribunales de la ciudad de Santa Fe. El fiscal que investigó lo sucedido y representó al MPA es Omar De Pedro.
“El condenado entregaba dinero a mujeres a cambio de que cometieran actos de crueldad contra animales pequeños mientras él las filmaba”, explicó De Pedro.

Sufrimiento
El fiscal señaló que “el condenado llevó adelante su accionar delictivo entre 2018 y 2020, período en el que formó parte de una asociación criminal destinada a realizar ‘crush fetish’”. Detalló que “la práctica consiste en provocar sufrimiento o lastimar –sin motivo válido ni autorizado por la ley– a animales de pequeño porte, como cachorros caninos y conejos”.
Precisó que “Cantarutti brindó indicaciones específicas a otras personas sobre cómo utilizar distintas partes de su cuerpo u objetos filosos para aplastar a los animales delante de él”. Al respecto, destacó que “el hombre filmaba las escenas violentas”.
De Pedro planteó que “quienes materializaban la práctica eran mujeres que ofrecían servicios sexuales y tenían conciencia de lo que estaban haciendo”. Asimismo, “el condenado contaba con la colaboración de otra persona que le proveía prendas de vestir para que las agresoras utilizaran en las grabaciones”, agregó.

Responsabilidad penal
El funcionario del MPA valoró que “la investigación se inició a raíz de una denuncia radicada por la Asociación contra la Crueldad y Maltrato Animal (ACCMA)”, y subrayó que “la entidad aportó pruebas contundentes de lo ocurrido”.
Por otro lado, aseguró que “el hombre de 26 años asumió su responsabilidad penal por los delitos que le atribuimos desde la Fiscalía”. En tal sentido, informó que fue condenado como autor de los delitos de instigación de actos de crueldad contra animales y asociación ilícita en calidad de miembro”.
De Pedro expresó que “las prácticas crueles en perjuicio de animales conllevan penas de entre un mes y un año de prisión. Sin embargo, a Cantarutti se le impuso una pena de tres años en función de haber integrado esta asociación ilícita”.
“La Defensa, por su parte, aceptó la pena impuesta, su modo de ejecución y la realización del procedimiento abreviado”, concluyó el fiscal.