Viviendas Ecohogar

Ocurrió en el barrio Los Cipreses de la capital provincial. Los acusados, que tienen 65 y 35 años, aún siguen en libertad mientras la Justicia investiga la denuncia
A principios de julio, un grupo de padres de la ciudad Santa Fe se presentó en la Justicia y denunció que una pareja de vecinos del barrio Los Cipreses en la capital provincial -un hombre de 65 años y su esposa 30 años menor- habían abusado de sus hijos: dos niños de 8 y 9 años y una nena de 9.
Según el relato de las mujeres a medios santafesinos, confirmado por fuentes policiales a Infobae, los hechos denunciados habrían ocurrido el año pasado pero los padres de las víctimas tomaron conocimiento hace cuatro meses.
“Hicimos la denuncia a raíz de que uno de los niños tenía síntomas de que algo le pasó: no dormía, no comía, no iba a la escuela. Él pudo de alguna manera expresarse y contar lo que sucedía”, dijo entonces una de las madres, que reveló el caso. “Es muy difícil la situación, mi hijo no duerme, no sale a jugar, es miedo todos los días, cambió al 100%. Hablamos con las otras mamás y se desató este caos que estamos viviendo”, contó otra mujer.
Este miércoles, el caso dio un giro macabro. La madre de una de las tres presuntas víctimas denunció haber sido atacada mientras regaba el jardín delantero de su casa. Según su relato, dos hombres en moto la interceptaron, le arrojaron nafta en todo el cuerpo, luego le lanzaron un objeto prendido fuego y escaparon. “Estamos seguros de que tiene que ver con la denuncia de abusos sexuales”, dijo una de las vecinas a la prensa local. “Vinieron con intenciones de matarla”, agregó.
Fuentes policiales agregaron a este medio que la víctima, de 41 años, declaró a un patrullero que mientras regaba la vereda en la calle Pública al 100 dos hombres en una moto la atacaron. La víctima aseguró que ambos tenían la cara cubierta. Así, fue trasladada en ambulancia al hospital Iturraspe, donde se encuentra fuera de peligro. Su ropa resultó incendiada. La mujer aseguró a las autoridades que el hecho se relaciona con su denuncia.
La sospecha de los padres es que los abusos se producían cuando los chicos salían a jugar a la calle. “Él siempre está en la vereda, los invita a tomar tereré, los invita con masitas. Estos tres nenes siempre estuvieron juntos, jugaban juntos, siempre estaban en la vereda, a veces él venía con chupetines, no sabemos en qué momento y en qué circunstancia pasó”, dijeron.
Con esas sospechas, los padres se presentaron en la Comisaría de la Mujer de la zona y radicaron la denuncia. Luego solicitaron al fiscal Roberto Olcese, a cargo de la investigación, constituirse como querellantes. El funcionario ya lo autorizó pero el trámite podría concretarse en los próximos días.
Por otra parte, la Fiscalía de Violencia de Género, Familiar y Sexual ordenó la realización de una toma de eclaración en cámara Gesell a cada uno de los chicos. Según confirmaron fuentes del Ministerio Público de la Acusación a Infobae, en los relatos de dos de los tres niños no se encontraron elementos por el momento que indiquen que hayan sido víctimas de un ataque sexual.
En la declaración de la tercera víctima, en tanto, sí hay algunos indicios “que permiten analizar la posibilidad de que haya habido abuso”, según indicó la misma fuente. Sin embargo, a esta altura de la investigación todavía no está acreditado que haya habido acceso carnal y en el informe médico no constan lesiones compatibles con un abuso sexual.
Por ese motivo, el principal acusado de la causa, aún continúa en libertad, aunque sí está imputado.
Los otros dos niños -de los cuales no hay evidencia más que la denuncia de sus padres de que hayan sido abusados- directamente no fueron revisados por un médico por decisión del fiscal que prefirió evitarlo para que los menores no sean sometidos innecesariamente a ese procedimiento.
“Yo entiendo los tiempos legales y los procesos, pero ya esperamos tres meses e intentamos ser cautelosos y tener paciencia, pero no podemos más con los chicos así reclamaron los padres en una manifestación a principios de agosto frente a tribunales. “No nos dan una respuesta contundente porque ellos siguen libres y todavía no están imputados”.