Viviendas Ecohogar

El episodio ocurrió el viernes sobre la avenida Rivadavia en la ciudad de Santa Fe, mientras la embarazada intentaba llegar junto a su marido a un sanatorio
Un momento inesperado y de gran emotividad se desató ayer al mediodía cuando una mujer que estaba esperando el colectivo sobre la avenida Rivadavia, en la ciudad de Santa Fe, asistió a una embarazada que estaba dando a luz en plena calle, junto a su marido, porque no pudo llegar a un sanatorio.
El episodio ocurrió mientras que Fabiana esperaba el colectivo en la zona del shopping Recoleta y escuchó a un hombre de 30 años, en estado de shock, que pedía ayuda a los gritos.
“El chico se bajó en el sanatorio que está en esta calle y nadie le dio importancia y empezó a los gritos y me pidió ayuda. Me crucé y estaba naciendo la criatura, la chica me pidió ayuda y me dijo: ‘No sé cómo hacerlo’, y abrió las piernas. Salió la nena y la recibí yo”, contó Fabiana.
“Saqué a la bebé y la puse en las piernas de la mamá. Le dije: ‘Vamos a esperar que empiece a llorar’ y la nena empezó a los gritos. Entonces le dije que no hiciéramos nada y que esperáramos a que llegara la ambulancia”, contó la mujer emocionada.
“La mamá estaba tranquila, me preguntaba qué hacer. Le dije que se quedara tranquila, le pedí una manta, la limpié un poquito y la puse en su pecho”, precisó al medio local sobre Priscila, la mujer que dio a luz.
El trabajo de parto y el nacimiento de la bebé, llamada Jazmín, se dio en un Ford Focus color blanco, en el asiento delantero del acompañante. “Ahí quedarán las huellas de ella, porque manchó todo el asiento”, bromeó Fabiana y reveló que contaba con cierta experiencia, ya que además de ser madre de cinco hijos empezó a cursar el primer año de enfermería.
“Con mis 49 años recién cumplidos volví a arrancar la carrera para poder terminarla porque es lo que más me gusta. Mi sueño es la terapia intensiva de bebés”, expresó la mujer.
Por último, relató que minutos después del nacimiento de Jazmín llegó un médico que pidió preservar el cordón umbilical que unía a la bebé con su madre hasta que llegara la ambulancia que finalmente trasladó a Priscila y a su hija recién nacida a un centro privado de salud.