Viviendas Ecohogar

En el cuerpo de Marcos Caminos (27) contaron 15 orificios de bala. La mujer que iba con él sigue grave, y el niño mayor se salvó porque se bajó del coche. Hallaron drogas en la casa de las víctimas
La fiscal que investiga el doble crimen de un papá y su bebé, ocurrido el sábado pasado en la zona Noroeste de Rosario, aseveró que la hipótesis más robusta es la de un ajuste narco.
La mecánica bajo investigación de la fiscal Georgina Pairola, de Homicidios Dolosos de Rosario, da cuenta de una feroz emboscada: entre dos y tres sicarios se bajaron de una camioneta y acribillaron al hombre y a su novia, que llevaba al chiquito en brazos. Otro hijo de esa pareja, de seis años, logró bajar del vehículo en plena ráfaga de tiros. La mujer se encuentra internada con estado de salud delicado.
En conferencia de prensa, Pairola dijo que el ataque ocurrió en Colombia 1.320 bis, mientras Marcos Máximo Caminos, su pareja Micaela Bravo, su bebé Ciro y el otro hijo de seis años estaban en el interior de un auto marca Audi. De acuerdo a los testimonios que recolectó, frenó una camioneta blanca de la que bajaron sospechosos que abrieron fuego contra las víctimas.
“No sabemos si estaban saliendo de su domicilio o llegando, porque fue en la puerta”, destacó Pairola.
Marcos Caminos, el principal objetivo de los sicarios, pertenecía al famoso clan narco Los Caminos, cuya principal referencia territorial es la zona Sur de Rosario. Sin embargo, investigadores policiales y judiciales no lo ubicaban como parte de la organización en esa área de Rosario. Lo tenían como un integrante de otra estructura cuya referencia geográfica es barrio Larrea, en la zona Noroeste.
Si bien a Marcos lo mencionaban como sobrino de Roberto “Pimpi” Caminos –ex jefe de la barra brava de Newell’s que fue asesinado en marzo de 2010–, la propia fiscal no pudo confirmar el dato, aunque sí dijo que es pariente.
En la escena del doble crimen se secuestraron unas 40 vainas, todas calibre 9 milímetros. El auto tenía 38 impactos de bala y sólo el cuerpo de Marcos Caminos había 15 orificios. Por estas horas, la fiscal ordenó una pericia balística para establecer cuántas armas se utilizaron para gatillar.
“Hicimos un relevamiento de cámaras del lugar y del eventual recorrido que hizo la camioneta al irse. Se encontró una, de características similares, prendida fuego”, añadió la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación. Se trata de una Ford Ranger que, según investigadores policiales, fue robada el jueves pasado.
Consultada sobre si el móvil del doble homicidio habría sido por una pelea entre bandas narco, Pairola respondió: “Una pelea de bandas es un concepto muy general. Tenemos que establecer primero el móvil, ver si fue la misma banda (de Caminos) o si fue otra”.
Luego, la fiscal contó que después del doble asesinato se allanó la casa de las víctimas y se encontraron 8 panes de marihuanas (6,4 kilos); 81 dosis de cocaína; trozos de nylon; unos 8 mil pesos; y 100 dólares. “Estaría relacionado a la venta de estupefacientes. Esto está abonado por el secuestro de droga posterior y los antecedentes de la víctima”, concluyó.
Marcos Máximo Caminos, en efecto, tenía antecedentes. Fue detenido el 21 de agosto de 2015 en José Ingenieros al 7.600 con 484 envoltorios de cocaína y siete de marihuana. Junto a él cayeron varias personas en un procedimiento de la Brigada Antinarcóticos de la Santa Fe.
Dos meses después, el 15 de octubre de 2015, la Policía Federal allanó su casa. En ese procedimiento, se secuestraron 101 envoltorios de marihuana, cinco celulares, 33 chips de teléfonos celulares y un trozo de 655 gramos de cocaína.